Demonios en la calle Broadway | Features | Los Angeles | Los Angeles News and Events | LA Weekly
Loading...

Demonios en la calle Broadway 

Milagros, exorcismos, anticatolicismo: cómo irse a la ruina en la Iglesia Universal del Reino de Dios por Joseph Treviño

Comments

Los demonios no los dejan en paz. Atormentadas por las fuerzas del mal, docenas de personas llenan los pasillos.

Los servidores de la iglesia sujetan de los cabellos a los poseídos, de sus hombros, de sus brazos oscilantes, haciendo lo que sea necesario con tal de romper con el hechizo. Algunos de los feligreses se arrastran por el suelo, vomitando baba encima de los periódicos.

El cavernoso templo -una joya arquitectónica de la serie de teatros

históricos del centro de Los Angeles- se llena con los gritos y los cantos de 3 mil hombres y mujeres, mientras que el obispo José Luiz, desde el altar, vocifera y dirige los exorcismos en masa.

Este es el culto que la Iglesia Universal del Reino de Dios realiza el

viernes por la noche, considerada una de sus mejores representaciones en la ciudad, donde el obispo y su grupo de pastores combaten los oscuros espíritus que se atreven a dañar a la humanidad.

No es un servicio cualquiera el que ocurre aquí en el viejo Teatro State. Es una mezcla cruda de cristianismo y brujería, y es la esperanza espiritual de mayor atractivo para cientos de miles de inmigrantes latinos en Estados Unidos.

De hecho, la popularidad de la iglesia se ve impulsada por la escalofriante forma en que este espectáculo se lleva a cabo, y por las burdas alusiones al cine de terror tan frecuente en México. La cautivante combinación de teología y cultura amenaza a la más formal Iglesia Católica aquí y en Brasil.

Es el trabajo de Edir Macedo, un ex burócrata de lotería y predicador

callejero de Río de Janeiro, quien dio inicio a esta particular religión

tipo pentecostal en 1977.

Veinticuatro años después, la iglesia dice tener seis millones de miembros en 85 países, en su mayoría de la clase trabajadora. A cambio del cuidado espiritual que se les brinda en templos esquineros y en salas de cine transformadas en iglesias, estos devotos llenan las bolsas rojas de la colecta con por lo menos un billón de dólares por año.

En Brasil, la influencia de la iglesia se extiende más allá del terreno

espiritual. Es dueña de Rede Record, la televisora número dos en

importancia, y de cientos de estaciones de radio, varios periódicos, un banco y una empresa de crédito.

En todo este tiempo, Macedo se ha convertido en un multimillonario que atrae la crítica tanto como los devotos atraen a los demonios. Unos años después de haber sostenido su primer servicio en una pequeña funeraria en Río, comenzaron a circular rumores de que su multimillonario imperio era sólo una operación gigantesca de lavado de dinero para el cartel de Cali, Colombia.

En 1996, la prensa brasileña citó a Romeu Tuma, funcionario de la Interpol, quien dijo que le había pedido al Departamento de Justicia de Estados Unidos que investigara las acusaciones; ahora, cinco años después, ni la Interpol ni la Procuraduría de Estados Unidos quieren comentar sobre el tema.

Las acusaciones no comprobadas de turbias conexiones de narcotráfico han seguido a esta iglesia hasta Europa, donde un reporte del Parlamento Belga en 1997 afirma que la iglesia busca defraudar a sus creyentes: "Esta es una auténtica organización criminal, cuyo único fin es el de enriquecerse. Esta es una forma extrema de mercadeo religioso".

Macedo no ha salido muy dañado por todo esto. Sin embargo, en 1992, dos años después de haber adquirido Rede Record por 45 millones de dólares, fue arrestado bajo sospecha de fraude y curanderismo, por lo que pasó 11 días en la cárcel. Los cargos luego fueron depuestos.

En una entrevista con los medios de comunicación de Brasil, Macedo negó haber hecho algo malo: "Si fuéramos ladrones, no hubiésemos comprado una estacion de televisión, estaciones de radio, nada. Nos hubiésemos embolsado el dinero y viajado alrededor del mundo".

Hay gente que busca destruir el buen trabajo de la Iglesia Universal, dice Edward Campiani, de 41 años de edad, un miembro de este grupo religioso que trabajó como administrador de esta iglesia en Los Angeles a principios de la década de los 90.

"La Iglesia Universal tiene el poder de Dios con ella. Ha ayudado a miles de pandilleros y drogadictos por los que la Iglesia Católica no ha hecho nada".

La Iglesia Universal es muy conocida por sus tácticas implacables de

recaudación de fondos. Rick Ross, un experto en sectas internacionales, dice que la Iglesia Universal es el grupo religioso de más avaricia con el que se ha topado.

"Es la recolección de dinero más agresiva que jamás he visto en un servicio eclesiástico, y vaya que he estado asistiendo a servicios de iglesias y observando grupos por unos 20 años", dice Ross, quien testificó en el caso de una mujer salvadoreña mayor de edad, que demandó a la iglesia después de que se cayó y se rompió el brazo mientras esperaba en una fila para obtener 'aceite santo', tras un servicio religioso en Los Angeles.

Related Content

Now Trending

Los Angeles Concert Tickets